Buscar
  • ceapsicologia

Mindfulness e Inteligencia Emocional de los Negocios




Las grandes empresas a nivel mundial constantemente están presentando muchos cambios en sus estándares de funcionamiento; atrás quedo un modelo organizacional autoritario, basado simplemente en metas y resultados que poco o nada se interesaban por el ser; sólo en el Hacer. Nos encontramos ahora en una sociedad de la información que nos obliga a nuevos sistemas de pensamiento; generadores de grandes, significativos e importantes cambios no sólo en la estructura sino también en la dinámica de funcionamiento organizacional.

Ahora pensamos en las diferente maneras de generar mayor empatía con nuestros empleados; empatía no entendida como ponerse en los zapatos del otro; sino ponerse directamente en su corazón. Y en el afán por dirigirnos al corazón de las personas con las cuales trabajamos; capacitamos en el ser, ayudamos a las personas que su pasión esté alineada con su propósito, y así mismo alinear y conectar el propósito de los empleados con los objetivos de la compañía. Ya que pasamos más de 56.000 horas del total de nuestras vidas trabajando; nace el afán por el “Bienestar Laboral”, por inculcarles pasión por las metas y no presión por los resultados; ya que cuándo hablamos de metas limitamos la creatividad; pero hablar de retos ayuda a generar mayor y mejor desempeño; ayuda a enamorarnos de lo que hacemos; aprovechando mejor las áreas de oportunidad que tenemos; dándole mayor impacto y valora tanto a nuestro puesto de trabajo como a la empresa en general.

Dentro de esta alineación aparece un término que parece algo sobre utilizado Felicidad; entendida como todo aquello que nos genera placer, tenemos que empezar a entenderlo como hacernos conscientes de cosas que la gente común realiza en automático; y con ello empezar a disfrutar de las pequeñas cosas que se nos presentan instante a instante en nuestra vida y es aquí en dónde aparece el Mindfulness, que es básicamente traer a Occidente técnicas milenarias de Oriente entre las que se destacan la meditación, la presencia, simplemente el ESTAR; es una disciplina que busca entrenar la mente, y evaluar la manera en cómo nos relacionamos tanto con nuestras emociones, como con nuestra experiencia; es empezar a plantearnos una intimidad con nuestra propia mente que nos posibilite reducir niveles de estrés, desarrollemos plena atención a lo verdaderamente importante, ayudando a que los empleados de la organización desarrollen mejores y óptimos procesos empresariales, tengan claridad mental, a través de su inteligencia emocional y liderazgo; mejorando procesos de toma de decisiones y gestión del estrés.

Muchas empresas han incluido dentro de sus sistema de capacitación al Mindfulness; lo que ha traído grandes ventajas a nivel tanto personal como organizacional: ayuda en la ceración de Puestos de Valor, dónde se tienen en cuenta más las capacidades personales de las personas que trabajan en la organización y contribuye en la creación de lo que hoy se conoce como Liderazgo Consciente; los directivos o personas a cargo ya no pasan sus días dejándose llevar por las urgencias muchas veces innecesarias; estar en el momento presente les permite les permite evaluar lo decisivo e importante, no lo Urgente que muchas veces contiene mucho sesgo; por lo que también generan lo que conocemos como puestos de valor, dónde resaltan las capacidades, actitudes y aptitudes de todos y cada uno de los miembros de sus equipos; dónde no sólo son personas sino que los hacen integrantes activos, lo que desarrolla empoderamiento tanto del cargo como de la empresa; al hacerlos parte de e integrarlos con los valores de la empresa honran sus talentos; aportando mayor productividad, menos rotación, calidad de trabajo y de tiempo; ir a trabajar con lo que ya mencionamos como “propósito” genera mayor productividad.

Aquí entra un término bastante importante, ya que si esto se desarrolla desde los líderes, todo el capital humano de la organización contara con mayor inteligencia emocional, gestionar emociones en pro del desarrollo, sostenibilidad y crecimiento de la empresa, el estado de ánimo trabajando en pro de las metas, de los retos; la pasión que se enfoca logra hacer que la gente se involucre desde el corazón con procesos tanto internos como externos de la organización, generado grupos de trabajo más flexibles, que se adaptan más al entorno social, mejora el rendimiento, aumenta la motivación, reduce el estrés, logra bienestar.

Este liderazgo atento, trasmitido a todos los miembros del grupo nos lleva al desarrollo de otra cualidad organizacional, la Visión Estratégica, una vez tenemos Plena Consciencia de hacía dónde va la organización, cuáles son las capacidades y empoderamiento de nuestro equipo de trabajo como integrantes de la compañía podemos determinar con mucha más claridad los retos que nos vamos a plantear, dando demasiado foco en lo importante y en lo fundamental; pudiendo adaptarnos mejor al cambio, fluyendo mejor con las situaciones que se presentan a diario. Esto desembocara por si misma en satisfacción y lo que ya conocemos como Felicidad Laboral, en dónde la motivación emerge por si sola; se contagia la pasión primero por el ser y luego por el hacer. Tenemos entonces líderes que se preocupan por las personas y le dan valor tanto a los resultados, como a la manera cómo se consiguieron.

Plena consciencia del aquí y ahora nos permite tener una mente clara, un corazón abierto. Lideres que no solo son directivos, sino que son colaboradores, que sabe fomentar en el otro la comunicación asertiva, es solo un primer acercamiento a un cambio organizacional que tanto están pidiendo las nuevas generaciones; es una revolución que está tomando mucha fuerza, pero cuidado evitemos a toda costa caer en lo que se conoce como moda organizacional; abramos la mente y actuemos desde la consciencia, que nos conecta con el corazón; necesitamos procesos más humanos, que medien con una sociedad de cambio y transformación.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo