Buscar
  • ceapsicologia

Conoce un poco sobre mí

Y entonces fue cuándo soltaron dos lágrimas y un suspiro; ahí estaban mis padres una mañana hermosa de un 9 de septiembre, esperando que arreglaran y les entregaran a la chiquita que habían esperado y deseado por tanto tiempo. Cuentan que los primeros meses me dediqué más a sonreír que a llorar (gracias a Dios). Luego al ir pasando el tiempo me dediqué más a hacer travesuras, pero de igual manera era absolutamente feliz.


A los 4 años sentí la necesidad de jugar con alguien más, con esto no quiero decir que estuviera aburrida de las hadas y de millones de aventuras con mi imaginación; sino que quería materializar con alguien mis sueños. Me senté a hablar muy seriamente con mis papás, era necesario que se pusieran en contacto con lo que ellos llamaban la cigüeña (Nunca creí que un pájaro hubiese sido capaz de cargar con un bebé en el pico; pero seguí con esa historia, yo no era quién, para sacarlos de su inocencia en ese entonces). Luego de una charla de hija a padres, me dieron el mejor regalo que ha llegado a mi vida, un ángel que sé, me envió Dios para acompañarme en la vida y hacer de esta algo memorable. Ahora sí! No habían límites, recuerdo días enteros de carcajadas e historias; tenía con quién crear, con quién soñar… Construimos mil universos juntas (Te amo Hermanita gracias).


Viajando a la velocidad de la luz llegamos al momento en el que todo conspira para que uno tenga que tomar la decisión más compleja, pero además la más apresurada de la vida ¿Qué voy a estudiar?... Entonces me senté a pensar qué me había movido el corazón por mucho tiempo; y llegué a la conclusión que era imaginar, que venía de la mente; y para mí la mente siempre ha sido magia; ahora estaba frente a la revelación más hermosa que he tenido en la vida; la manera más precisa de conectarme con mi propósito sería a través de estudio de la mente, la Psicología.


Horas enteras de psicopatologías, condicionamiento, cognición, transtornos, genogramas… para luego más horas de neuroanatomía, (dis)praxias, DSM, afasias, síndromes… Oh por Dios, podría hacer más de diez enciclopedias contando cuántas cosas impresionantes aprendí en la carrera… Hasta que por fin llegó ese tan anhelado 24 de abril del año 2013, ya era una psicóloga; estaba completamente dichosa; pero con el miedo y la responsabilidad de salir al mundo con toda esta teoría para amoldarla a esos padecimientos emocionales que encontraría; y es aquí dónde confluye la época más importante de la historia de mi vida… debía haber algo más allá de la teoría. No porque esta no fuese suficiente, claramente no me refiero a eso; me refiero a ese llamado del corazón que aún se siente que se puede ir más allá…


Descubro en la conexión conmigo que hay todo un mundo espiritual que puede unirse a la teoría y además sanar de maneras inimaginables, puede ir no solo al síntoma, sino que maravillosamente puede restaurar la emoción; puede sanar desde la conexión, desde lo que sentimos y lo que creamos con cada pensamiento.


Aquí nace esta historia, aquí convergen todas esas ilusiones, aquí se materializa ese sueño… Sueño del que hoy quiero invitarte a ser parte…


Date la oportunidad de descubrir por medio de mi terapia todo tu mundo interior, todo tu potencial; toda la conexión que siempre hemos tenido, pero que perdemos cuándo olvidamos quiénes somos, a qué venimos; toda la gama de posibilidades que nos ofrece el vivir en el aquí y en el ahora, centrándonos no en nuestros miedos sino en nuestras oportunidades, no en nuestros apegos sino en el dejar fluir… Reconéctate con tu esencia desde tu narrativa, desde tu historia.


41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo